5 de enero de 2008

ENSAYO ANNA LINDH



“Somos los jóvenes los llamados a despertar a nuestro país, somos las generaciones nacidas con llanto libre los ungidos con el desafío de renovar la clase política sesgada de Chile, somos los jóvenes los catalizadores desde el conformismo post-dictadura de aquellos que vieron truncados sus sueños a una innovación de nuevas ideas políticas basadas en las convicciones de las mejores antiguas ideas, somos los jóvenes, los encargados de remecer el escenario político actual, al fin dejando el socioliberalismo, para ejercer una verdadera socialdemocracia”.

Con estupor y desgraciada resignación, se compadecen de nosotros, y desde los alvores de la teoría política, aquellos hombres que crearon formas de cohexistencia, se burlan mientras se lamentan. Platón se hace el desentendido de la república, Marx ha de suplantar su utopía por una distopía de democracia representativa, mientras que Bernstein ha de conformarse con un socioliberalismo. Todos estos pensadores tienen en común haber generado las herramientas con que las clases políticas de hoy, en nuestro pais y la gran mayoría del mundo se rigen y crecen, y he ahí también la gran decepción, al comparar lo pregonado por dicha clase sustentado en estas teorías y la impavida realidad que dista del sueño de una sociedad con igualdad económica y un estado representativo que administre los pilares de una nación; ya sea por vicio o por una derrota ideologica, ha sido una actitud simil a la derecha política que se ha impregnado en nuestros líderes, quienes conservadores y temerosos, reniegan de estos postulados con los que se formaron y asumieron solo de jóvenes y lentamente adaptaron sus sueños para entrar a ser parte de una lucha “política”, o es que simplemente los sueños de una socialdemocracia se extinguieron bajo las multinacionales, generando un miedo aserrimo a la inovación de las nuevas, antiguas y recicladas ideas de igualdad.

Para entender el rol de nuestra jueventud en el escenario político nacional, ante todo hemos de hacer una radiografía a los sueños de país que hoy existen o no existen, dejar de temerle a la ideolojización es fundamental para entender la misión renovadora de las nuevas concepciones juveniles. Es asi como somos testigos de una elite de pensadores en los partidos actuales que asumen una realidad social, agena a nuestra sociedad, siendo testigos de fe de un podrir a las garantias de educación, salud, trabajo y recursos naturales, como se teme a una agerrida afrenta entre los interes capitalistas y las garantías ciudadanas, todas críticas emanadas como progresista que apoya a nuestra coalición de gobierno, pero que lo hace con la esperanza del remesón en el pensar nacional, en el sisma de las agrupaciones politicas que deciden distintos factores de nuestro chile, sisma en el que se alejarán los capitalistas disfrazados de socioloberales y permitiendo un renacer del progresismo y la socialdemocracia en su más pura escencia, sisma que el estatus cubo de nuestro pais producido desde el amorfinamiento de la conformidad con el retorno de la democracia (en donde se atesoro lo mejor del capitalismo), ha postergado inconcientemete, todo hasta el momento en que las nuevas generaciones nacidas en un pensar libre, sin toques de queda o frustaciones de sueños políticos que se tuvieron en la punta de la lengua, tengan voz para denunciar su decepción, renovando y generando un nuevo mapa político, es entonces cuando los jóvenes seran el catalizador a una nueva forma de pensar, es entonces que nuestro país tendrá innovación y vanguardia, pudiendo pavimentar un camino al desarrollo cultural e intelectual de nuestros conciudadanos.

Cuando analizamos con detención las orgánicas de los partidos politicos de nuestro país, es evidente la distinción entre los militantes de la generación adulta a aquellos que pertenecen a las juventudes politicas, es común atestiguar los distanzamientos en posturas con temáticas polémicas, en donde los jóvenes, asumen las condiciones ideológicas que estan en el ideario de sus respectivos partidos mientras que las mesas directivas toman las decisiones con el pracmatismo de la real diplomacia política que solo se ve matizada muy levemente por una convicción ideologica, he ahí el primer enfrentamiento, fuerza ideológica joven contra pracmatismo político. La influencia de los más grandes teóricos, desde Smith a Marx llegan hasta nuestra circulación en el apogéo de la juventud, es nuestra virgindad politica la que nos lleva a enamorarnos y depender del primero que entre hasta nuestra convicción, generando una relación que se supone se ha de asumir en adelante y como desafío de vida, sería la idea o el sueño, que me acompañaría en mis enfrentamientos contra el mundo y según ella trataría de cambiarlo para hacerlo un lugar mas ameno, ese torrente de fuerza política por lo general continua su fluir en un partido político, en donde lentamente empezamos a conocer a la clase politica, las luchas politicas, la cuotas de participación, los ceder para ganar, en definitiva los amoldamientos a conveniencia de los sueños con que se firmo una ficha de militancia. Son muchas las agrupaciones juveniles dentro de los partidos que asumen con valentía un rol teórico muy fuerte, tienendo a mi parecer mucha mayor convicción que los adultos reprimidos e iniciando el desafío de tratar de influir con ideas de antigua-nueva igualdad, es cuando se produce una dialectica constante entre las ideas oficalistas y las nuevas propuestas de los jóvenes, son estos últimos los perjudicados, en donde se ha de pulir al virgen soñador hacia el pracmatismo partidiario o simplemente se perderá en la selva de los que luchan desde fuera sin conseguir reales reformas. Para ejemplificar este caso, no es necesario recurrir a acontecimientos muy lejanos, sino que es el paradigama del movimiento secundario del 2006 que nos entrega las claves para comprender mi tesis recién planteada, jóvenes de fuerza inigualable y talento jamás cuestionado sucumbieron ante el desafío de la convicción, nuevos torrentes de propuestas se dejaron seducir por el practamismo de unos palmoteos en las mesas directivas de sus partidos politicos, dejando acéfalo, a la agrupación de ciudadanos de mayor peso social durante los gobiernos de la concertación; en cambio son muchos otros lo que tomaron la decisión de seguir estimulando con reales sueños gremiales y de justicia a las generaciones de recambio del movimiento secundario, pero ya era tarde las maquinas políticas ya habían hecho su trabajo, corrompiendo hasta los petitorios de emblema en la lucha.

Con todo lo anterior quiero plantear el gran desafío de los jóvenes en la el desarrollo de la política partidaria, es la inexperiencia la que hace caer por ingenuidad o ambición bajo los senos del coteo interno lleno de meritos hacia un caudillo interno que es de hecho el que define el rol de los nuevos participantes del partido; es ahí cuando se desperdicia toda la ambrosia fresca de la evidencia en las miradas de los jovenes, es todo ese potencial de renaceres en liderasgos teóricos y no retóricos los que se ven desperdiciados. Por ello es que me arriesgo a abordar esta temática en esta ocación para invitar a los dirigentes de nuestros partidos socialdemocratas a escuchar y dejar de alienar. Junto con este llamado a las dirigencias de los partidos, hemos de hacer concientes a las nuevas generaciones de su rol en nuestro país, de frentón darles la mochila de la creación, hacerlos ver de la misión renovadora que deberán llevar; La paradoja es que si bien, y según mi tesis, el futuro de un pensamiento y crecimiento intelectual en nuestro país depende de los jóvenes, las inversiones por parte de la administración del estado a item como la innovación, la investigación, la sustentavilidad y aún la educación misma, estan priorisadas en pésima gerarquisación, y no hemos de ser ingenuos para dudar que la clase política ha identificado este problema, y las circunstancias ya las he expuesto anteriormente estando claro por que no se han dado, por todo ello es que el trabajo se debe realizar directamente con el fortalecimiento de liderasgos jóvenes capaces de más alla de colores partidiarios, asumir su peso como catalizador, con la claridad suficiente como para aunar potencias y generar un movimiento como la revolución pinguina en su génesis y obligar a través de creactivas manifestaciones, por ejemplo, a modificar las agendas publicas en post del fortalecimiento a las herramientas que potencien las nuevas generaciones, quienes darán un nuevo giro en un futuro proximo a chile.

Hablar de Progreso es hablar de juventud, hablar de juventud es hablar de fuerza, de fuerza llena de nuevas propuestas , es por ese sencillo concepto del que ya todos somos concientes, que asumo la condición de un joven como la puerta a nuevas formas de construir país, es por ello que son los jóvenes quienes componen las mayores agrupaciones de trabajo voluntario en chile, son la medula de las ONG que hacen un real trabajo social, somos los jóvenes quienes cosntituimos obras, como el ”Hogar de Cristo”, “Un techo para Chile”, “Cruz Roja”, “Colonias Urbanas”, agrupaciones ecologistas, los scout, agrupaciones deportivas y las pastorales juveniles de las distintas iglesias, estas dos últimas con un impacto en la generación de valores de alto impacto en la cosntitución de nuestra sociedad. Estos son ciudadanos que han decidido hacer política de otra forma, llevar una bandera sin complicaciones partidiarias mas que de la teoria social como tal, son aquellos viudos del movimiento secundario que decepcionados por la intervención de los partidos políticos decidieron emprender rumbo a nuevas luchas sociales, desarrollando sus capacidades en las nuevas formas de política, no importada de las grandes productoras europeas de teoría, sino que del trabajo solidario de nuestros jóvenes, formas que pasan por la no afiliación a partidos políticos, por sentirse traicionados, pero si, sentirse completamente identificados por sueños ideológicos, es así, como aparecen progresistas y socialdemocratas, no afiliados al PPD, socialistas que no militan del PS, comunistas que no se imaginan en la J, son muchos los liderasgos humanistas cristianos que existen en obras sociales, pero son jóvenes que jamás firmarían por la DC; la falta de espectativas, la poca confianza y casi su inutilidad es lo que reflejan los partidos a un joven que tiene un sueño politico claro, esa es la emergente militancia de las nuevas generaciones; es esta rupturista opción la que podría y sin duda logrará modificar el escenario político nacional, perimitiendo la intervención en escena de nuevos actores, quizas con monólogos propios del absurdo, pero sin duda resaltarán otros clásicos que inspirarán un nuevo movimiento o tendencia. La alienación obsesiva de nuestros partidos ya no es efectiva con estas generaciones con una amplitud mayor de sueños, es por eso que nacen estas formas nuevas de hacer politica, ejemplo es Chile Primero, partido que mas allá de su efectividad actual en el campo nacional, es una respuesta al estancamiento político, atreviendose a innovar en una agrupación compuesta en su mayoría por jóvenes, muchos de ellos sobrevivientes de una alienación poco efectiva. Es probable, que aparescan lentamente nuevos referentes, sin duda llevados en un comienzo por caudillos, que progresivamente se transformarán en nuevas ideas caudillas nacidas de la necesidad joven de ocupar un espacio dentro de las decisiones de nuestro país. He ahí el gran motivo del escaso interés en la inscripción electoral, porque, es todo más de lo mismo.

El 2006 nacieron nuevos líderes y se mostrarón las capacidades de los jóvenes unidos por un ideal, fue entonces que se vivió el primer enfrentamiento estre estos y los partidos póliticos, esto últimos vencieron absorviendo a grandes personajes, pero las generaciones testigos ya estan prevenidas, de forma tal que puedan ungir nuevos motivos de debate en un futuro cercano, preparados para hacerce escuchar y crear nuevos referentes.

En conclución, pese a que seremos los jóvenes quienes remeseremos la realidad política, la necesidad de racconto ideológico es impresindible, en las antiguas eneraciones hoy en la toma de decisiones, para que estos sean capaces de dar el primer paso en este transformar de nuestro país, de forma tal que se recuerde a estos dirigentes como los valientes que propisiaron el desarrollo de Chile, y ese paso no es más que creer en las juventudes de nuestro país, apoyando a las juventudes políticas cojn más espacios que un INJUV con nula insidencia en la real agenda pública y a los jóvenes voluntarios que funcionan a “pura autogestión”, el paso es muy simple, solo es escuchar, solo es apoyar la innovación y creer en que la educación de Chile puede ser de calidad.

ECTOR ANAVALON SURITA

1 comentario:

violexd dijo...

putha wm es largo asi ke cuando tenga tiempo lo leo :)...
te kero guagua xD
violeee